domingo, 7 de septiembre de 2014

UNA CASITA PARA MUÑECAS

Ya que esta noche no me ha llamado el sueño aprovecho para hacer entradas de trabajos viejos que no quiero que queden olvidados en la computadora, porque tienen una historia que para mi es importante, merecen ser contadas y no olvidadas.

Así comienzo con la historia de esta casa de muñecas que pinté para mi sobrina Josefina hacia el 2008, recuerdo que mi hermana, su mamá me había hecho el comentario de comprarle una casa de muñecas y para ese entonces una ya terminada salía mucha plata, así que le propuse pintársela.

Cuando la recibí recuerdo haber estado un día completo pensando "para dónde corro ahora" pero por ella siempre fui capaz de cualquier cosa y me zambullí en la pintura. No contaba con muchos elementos y para ese entonces ya trabajaba y me gasté un dineral en acrílicos y pinceles.

Ahora que veo la casa que sigue intacta.... y que pronto va a heredar mi hija... pienso que realmente valió la pena el tiempo y el dinero que le dediqué. Aún mi sobrina quien también es mi ahijada, que ya tiene 11 años, la tiene como el primer día que la recibió y si bien me cuenta que se la va a dar a su prima, le tiene tanto amor que no logra sacarla de su habitación.

Veo las fotos y automáticamente la veo jugando con sus muñecas dentro de ella... era tan chiquita.... Inexperta en pintura (pero con ganas de pintar) y en fotografía esto lo que plasmé en imágenes...






 







No hay mucho más para contar... sólo que doy fe que la disfrutó mucho.

Cariños



2 comentarios:

  1. Que bonita y original !!!!! No me extraña que tu sobrina no se quiera desprender de ella !!!!
    Besos.

    ResponderEliminar